Publicado en Edad Medieval

La tradición marítima del Norte de España.

La zona norte de España alcanzó un gran potencial marítimo en la época de los descubrimientos americanos, pero como todo proceso, antes de llegar a esa situación prominente tuvieron que sucederse unos inicios y un desarrollo. De esta forma en la zona denominada en la actualidad como Cantabria fueron surgiendo unos poderes eclesiásticos como pueden ser las imponentes abadías de Santo Toribio de Liébana o Santillana del Mar. Un lugar importante ya desde el siglo IX es Santa María del Puerto, lo que es la actual Santoña, un sitio que tiene una gran importancia en la vida de Juan de la Cosa por ser el lugar en el que nació.

Estas grandes abadías situadas cerca de la costa tenían una gran variedad de fuentes de ingresos que provenían, algunas de ellas, del comercio marítimo y terrestre. La flota marítima dedicada a la pesca tiene unos orígenes muy remotos, con pescas a gran escala que servían para el sustento de la población. La variedad de animales marinos era muy elevada por aquel entonces, por ejemplo: en el siglo XII abundaban las ballenas: la lengua asada de este animal era considera un autentico manjar. Con la intensificación de las relaciones comerciales se produjo la llegada de paños en barcos, esto supuso un aumento en la construcción de naves mercantes, las cuales realizaban una navegación de cabotaje por diversos puertos del norte para finalmente llegar a Flandes.

Desde muy antiguo los reyes favorecieron a los puertos cantábricos, esto trajo consigo un aumento de la prosperidad en la zona que condujo al gran potencial naval que se manifestó en la época de los descubrimientos. Un ejemplo de favor real a estas zonas lo encontramos en un privilegio rodado del año 1209 expedido por la cancillería de Alfonso VIII y dirigido a Santa María del Puerto, actual Santoña. En este manuscrito se relatan diversos asuntos, siendo uno de ellos que el rey reitera su voluntad de que el monasterio de Santoña toma las tercias de las iglesias de Laredo. Alfonso VIII también realizó el nacimiento urbano de Santander e impulsó el crecimiento de Castro Urdiales.

De esta forma, a finales del siglo XII Santander y Castro Urdiales ya eran considerados como auténticos puertos comerciales ya que tienen unos ingresos elevados por la importación de diversos productos como son: paños, armas, cueros, etc. Así pues, la zona norte fue desde muy pronto una zona donde se potenció el comercio marítimo, al igual que la pesca, lo que condujo a un fortalecimiento en la construcción de navíos que permitieron su participación en diversas conquistas como pudo ser la toma de Sevilla o la expansión por América.

A esto hay que añadir que ya desde comienzos del siglo XIII hay cuatro puertos cántabros que tuvieron un fuero, a saber: Castro Urdiales en 1163, Santander en 1187, Laredo en 1200 y San Vicente de la Barquera en el año 1210. Estos emplazamientos se convirtieron en la principal vía por la que el reino de Castilla se asomaba a las costas atlánticas de Europa, ya sea con fines comerciales o con fines bélicos. Estas villas aforadas sufrieron un nutrido crecimiento ensu flota ya que la riqueza y la población iban en aumento, esto también permitió la construcción de mejores y mayores barcos además de adquirir la capacidad de financiar empresas cada vez mayores.

En los siglos XIV y XV se podía ver una gran diversidad de embarcaciones en la flota cántabra entre ellas se encuentran las naos y cocas utilizadas para el comercio internacional, las balleneras y pinazas para el cabotaje y las chalupas y barquías para la pesca. Toda esta experiencia en la construcción de diferentes tipos de navíos y la exquisita calidad de las materias primas como el roble permitieron a esta zona del cantábrico tener prácticamente el monopolio en la construcción de los buques encargados de expandir la Monarquía Hispánica en el continente americano .Grabado de G. Braun (1575) 01.jpgGrabado antiguo de Santander donde se aprecia la importancia naval que tenía (https://bit.ly/2TU3BAQ 29/11/2018)

Bibliografía

BALLESTEROS-BEHETTA, Antonio. La Marina Cántabra I. De sus orígenes al Siglo XVI. Santander: Diputación Provincial, 1968.

CASADO SOTO, José Luis, et al. Barcos y Astilleros, la construcción naval en Cantabria. Santander: Puerto de Santander, 1993.

CASADO SOTO, José Luis. Santander y Cantabria en la conquista de Sevilla. Santander: Ayuntamiento de Santander, 1998

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.