Los Corregidores

portada-politica-para-corregidores

Los Reyes Católicos y los corregidores.

Los primeros corregidores los tenemos documentados en 1348 y estaban caracterizados por ser oficiales reales que administran justicia en los municipios[1]. Con la llegada al trono de los Reyes Católicos se había producido una creciente complejidad en las tareas de gobierno y en las Cortes de Toledo de 1480 los Reyes Católicos decidieron enviar corregidores a todas las ciudades y villas donde aun no estaban presentes para ejercer la justicia en su nombre, además, establecieron una serie de normas para regular el comportamiento de los corregidores[2].

Se puede hacer una similitud entre el gobierno del rey y el gobierno de los corregidores: el rey ejerce su autoridad soberana como gobernante del reino puesto que el pueblo le dio esa facultad a través del acuerdo de consentimiento o pactum subiectionis. El rey gobierna el reino acompañado de su consejo y, de la misma forma, el corregidor como representante del rey, tiene que gobernar la ciudad acompañado del regimiento. Así pues, existe una analogía entre el gobierno real y el gobierno urbano[3].

Esta autoridad soberana del rey en el ejercicio de la justicia viene manifestada en la obra  de Jerónimo Castillo de Bobadilla que lleva por nombre Política para corregidores de la siguiente manera: – “El rey de España en sus reynos tiene fundada su intención de derecho común y real por pertenecerle la jurisdicción enteramente y todos los palacios y casas y tribunales donde se administra justicia”. Puesto que el rey no puede ejercer la justicia de forma correcta en todos los lugares de su reino da la potestad a los corregidores para poder ejercerla en su nombre. Así pues, el corregidor es, como bien la obra antes citada “el Príncipe en la república” ejerciendo la justicia suprema en el ámbito de su corregimiento.

Competencias del Corregidor.

Los corregidores eran un cargo de designación regia, para ello el Consejo Real le daba al rey una lista de candidatos entre los que podía elegir, pero el rey también podía nombrar a personas ajenas a esa lista. Los corregidores debían de instalarse en todos los municipios, además, el cargo era normalmente ocupado durante un periodo de un año, pudiendo ser prorrogable hasta dos e incluso tres años. Cabe destacar que hubo casos extremos en los que el cargo fue ejercido por un periodo de diez años como el de Corregidor de Málaga Antonio de Mendoza y Manrique[4].

Estos oficiales regios tenían el privilegio de portar una vara en señal de señorío y ostentaba facultad de dirigir la justicia mayor de una ciudad puesto que sólo se encontraba por debajo del rey. Su capacidad judicial era tan elevada que podía llegar a ejercer de juez en cualquier cuestión del municipio, incluso de cuestiones ya tratadas por otros jueces[5].

Al ostentar la capacidad judicial de tal alto rango en las ciudades se tenía que tener sumo cuidado en el nombramiento de las personas para ejercer este cargo, es por ello por lo que se buscaban hombres que amasen la verdad y que sus acciones estuvieran bañadas de las máximas virtudes morales y políticas[6]. La importancia del cargo de corregidor era tal que se mandaban inspecciones secretas para ver si la persona que ejercía el cargo obraba bajo las máximas morales o en cambio aceptaba sobornos[7].

La jurisdicción del corregidor no se limitaba exclusivamente al ámbito urbano, sino que también englobaba el propio término de la ciudad. Al tener que ejercer justicia en un ámbito tan grande era habitual que el corregidor nombrase una serie de ayudantes entre los que se encontraría el alcalde mayor o el alguacil mayor[8].

Una de las funciones del corregidor ya ha sido manifestada y es la de ejercer justicia en la ciudad que le ha sido otorgada, pero cabe señalar que no sólo tenía esa potestad, sino que también se encargaba de una serie de competencias municipales y fiscales. Para poder realizar las competencias municipales necesitaba del regimiento, puesto que debían de tomar las decisiones conjuntamente para poder llevarlas a cabo. Entre estas funciones el corregidor podía aplicar una serie de modificaciones sobre las ordenanzas municipales. Al tener competencias municipales debía de llevar a cabo los servicios de limpieza y abastecimiento de su ciudad correspondiente, además de la promoción de obras públicas. Entre las competencias fiscales destaca la vigilancia de las cuentas del municipio y su repartimiento, además de la vigilancia sobre los portazgos y otras imposiciones.[9]

Hemos visto hasta ahora que el corregidor tenia competencias judiciales, policiales, y administrativas, pero también poseía funciones militares. Estas funciones eran ejecutadas en los lugares fronterizos y consistían en acatar diversas ordenes como tener preparada las fortalezas para la llegada de los soldados.[11].

Continuación: Los Corregidores II

Bibliografía 

[1] GONZALEZ ALONSO, Benjamín. El corregidor castellano (1348-1808). Madrid: Instituto de Estudios Administrativos, 1970. p. 33.

[2] LUNENFELD, Marvin. Keepers of the city. The Corregidores of Isabella I of Castile (1474-1504). Cambridge: Cambridge University Press, 1987. p. 34.

[3] FORTEA PÉREZ, José Ignacio. “Principios op. cit. p. 266.

[4] FORTEA PÉREZ, José Ignacio.” Los corregidores de Castilla bajo los Austrias: elementos para el estudio prosopográfico de un grupo de poder (1588-1633)” en Studia Historica, N.º 34, 2012. p. 105.

[5] FORTEA PÉREZ, José Ignacio. “Principios de gobierno urbano en la Casilla del siglo XVI” en MARTÍNEZ RUIZ, Enrique (Dir.). Madrid, Felipe II y las ciudades de la Monarquía. Las ciudades: poder y dinero. Tomo I. Madrid: ACTAS, 2000. p. 261.

[6] FORTEA PÉREZ, José Ignacio. “Principios op. cit. p. 273.

[7] GONZALEZ ALONSO, Benjamín. El corregidor op. cit. p. 97.

[8] ARANDA PÉREZ, Francisco J. Poder y poderes en la ciudad de Toledo. Gobierno, Sociedad y Oligarquías en la Edad Moderna. Ciudad Real: Universidad de Castilla-La Mancha, 1999. p. 58.

[9] GONZALEZ ALONSO, Benjamín. El corregidor op. cit. p. 106-108.

[10] Ibidem. p. 108.

[11] Ibidem. pp. 227-228.

Imagen portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: