Publicado en Prehistoria

Las prácticas funerarias de los Neandertales 2

2.6.1. Cueva del Sidrón

Un ejemplo de canibalismo lo encontramos en la Cueva del Sidrón, en la provincia de Asturias. En dicho lugar se han llegado a encontrar un total de 2.550 restos de neandertales con una antigüedad de 43.000 años, de los cuales, se han llegado a identificar 13 individuos. De los 2.550 restos 210 presentan una actividad antrópica, esto quiere decir que sobre esos neandertales se practicó el canibalismo.

A través de dichos restos se ha sabido que los neandertales sufrían una malnutrición, lo que fomentaría la práctica caníbal, ya que necesitarían alimentos para sobrevivir. Los restos no presentan una pauta continua en su descarnación, algo inusual, puesto que en otros yacimientos el proceso por el cual se desprende la carne del hueso se realiza de la misma manera.

En la siguiente imagen podemos ver una serie de restos del yacimiento del Sidrón que presentan marcas de corte.

dfgh

En dicha práctica caníbal destaca una predilección por los huesos largos puesto que son los que más marcas de consumo presentan. De esta información podemos sacar la idea de que preferían esas partes del cuerpo porque presentaban una abundancia cárnica mayor que la que hay en el resto del cuerpo, como, por ejemplo: una abundancia considerable de tuétano. Este yacimiento ha recuperado un total de cuatro mandíbulas, pero solo una presenta marcas de corte, esto podría afirmar que las acciones caníbales no se realizaron entre todos los individuos, o que no apreciaban la carne situada en la cabeza.

Podemos apreciar marcas de cortes en uno de los huesos largos en la sucesiva imagen, además de la robustez esquelética que presentaban los neandertales.

sdgsfgs.png2.6.2. Caverna de Goyet

Otro yacimiento en el que se puede observar practicas caníbales es el de la Tercera caverna de Goyet, en Bélgica. Los restos tienen una datación que ronda los 45.500 y 40.500 años y un tercio de ellos tienen evidencias de haber sido cortados y fracturados para extraer el tuétano.

Este yacimiento también muestra un rasgo del que apenas se tenían dos evidencias más en todo el mundo, se trata de que los neandertales usaron los restos óseos de sus congéneres para para la talla de instrumentos líticos.

En la sucesiva imagen se puede apreciar como el hueso de la izquierda tiene marcas de haber sido utilizado para tallar piedra debido a la fractura que presenta. Por otro lado, en el resto óseo de la derecha vemos unas sucesivas marcas de corte, que indican que se realizó una actividad de descarnado, separando la carne del hueso.

kñjljkñ.jpg3.1. Los yacimientos

Las localizaciones de los yacimientos con restos de neandertales se focalizan en el Próximo oriente y en el oeste de Europa, destacando el sureste de Francia. Por el contrario, no existen apenas yacimientos en África, por lo tanto, hasta que no aparezcan restos en esta zona geográfica podemos afirmar que no habitaron esas latitudes.

3.2. Consideración de un enterramiento.

Tenemos que tener en cuenta que para considerar unos restos neandertales como un enterramiento se tienen que dar una serie de factores, los cuales son: que los huesos del esqueleto se encuentren en conexión anatómica, que haya algún tipo de ofrenda funeraria, y que el cuerpo haya sido depositado en una fosa excavada para tal fin. A estas características tenemos que añadir que dichos restos se tienen que localizar en el mismo estrato arqueológico.

La mayoría de los enterramientos del oeste europeo tienen lugar entre el 60.000 y el 40.000, mientras que en el Próximo Oriente nos encontramos con fechas tan antiguas como la del enterramiento de Tabün con una cronología de unos 160.000 años de antigüedad.

Muchos enterramientos se excavaron en el siglo XX, esto quiere decir que no se llevaron a cabo las técnicas arqueológicas que utilizamos hoy en día, proporcionando, de esta forma, una menor información.

Hay una gran divergencia entre las diversas opiniones respecto al número de enterramientos existentes, según Trinkaus y Zilhão, existen unos 38 enterramientos de neandertales, pero para otros autores como por ejemplo D’Errico, se afirma que existen únicamente 35 enterramientos.

3.3. Las cuevas.

La mayoría de los restos hasta la fecha descubiertos suelen localizarse en cuevas, y con la peculiaridad de estar enteros. Esto nos sugiere que fueron depositados intencionadamente, dando pie a una práctica funeraria. Además, le presencia de los restos en la cueva hace pensar que les enterraban en el mismo lugar donde habitaban, esto trae como consecuencia la formulación de interpretaciones de carácter simbólico.

3.4. Tipos de enterramientos.

Generalmente suelen aparecer dos tipos de enterramientos, uno serían las inhumaciones excavadas en fosas y el segundo serían las sepulturas bajo acumulaciones de bloques de losas.

Para el primer tipo, hay que tener en cuenta que la fosa tiene que estar hecha para ese propósito, es decir, tiene que estar excavada con la intención de depositar en su interior un cadáver. Por otro lado, las sepulturas bajo bloques de losas sugieren un comportamiento simbólico avanzado, porque la intencionalidad de enterrar a un difunto se manifiesta de mayor manera, ya que hay que localizar las piedras adecuadas, transportarlas, etc. Este último tipo de enterramiento es visible a lo largo de los milenios posteriores, llegando incluso a la Edad Media, donde podemos encontrar tumbas compuestas por losas de piedra.

4. Enterramientos intencionados.

4.1. El Viejo de La Chapelle-aux-Saints.

Anteriormente en este trabajo ya hemos hecho mención a las innumerables enfermedades que sufría este hombre y, que, a pesar de ser llamado viejo, tendría unos 40 años, edad que en la actualidad no consideramos de personas ancianas. El hombre fue enterrado hace unos 60.000 años.

En esta imagen podemos ver el cráneo de este neandertal.

gfdhfghd.gif

En este cráneo podemos apreciar que pese a tener unos 40 años, apenas tenía dientes, lo que sugiere un gran desgaste dentario propiciado por diversas actividades, como, por ejemplo: el uso de los incisivos como una tercera mano.

A continuación, presento una imagen del esqueleto en la posición que fue encontrado.hjk.jpg

Como podemos ver en la imagen, el cuerpo se encuentra en conexión anatómica, prácticamente entero, en una fosa excavada para tal fin y con un ajuar, formado por diversos restos líticos depositados a su alrededor, por lo tanto, estamos ante un claro ejemplo de un enterramiento neandertal. La posición corporal que presenta este enterramiento es genérica y se encuentra en numerosos enterramientos neandertales, como por ejemplo en Shanidar IV.

Sobre dicha postura se ha estipulado diversas teorías como por ejemplo la planteada por Maringer, quien afirma que la posición en la que están enterrados, como si durmieran, hace suponer que la muerte debió de parecer una especie de sueño. Es una teoría que podemos considerar acertada, pero debido a que no tenemos registros que nos muestren dicho comportamiento, no podemos asegurar que sea cierta.

4.2 La Sima de las Palomas.

Este yacimiento se encuentra en Murcia, donde aparecieron restos de individuos infantiles, pero también el esqueleto de una mujer neandertal, la cual estaba colocada bajo grandes piedras, con una postura corporal extendida, acostada de lado y, además, tenía las manos juntas cerca del cráneo. Cerca del cuerpo se han desenterrado algunos útiles líticos, incluso unas patas de pantera.

Podemos interpretar que se trata de un enterramiento totalmente intencionado, la posición corporal no se pudo producir de forma espontánea, es una colocación totalmente intencionada con una finalidad simbólica. En la imagen podemos ver algunos de los restos de la mujer neandertal de la Sima de las Palomas.

gjk.jpg

Es apreciable que su estado de conservación no es el ideal, pero pese a ello, podemos ver que se pueden encontrar gran cantidad de sus huesos en conexión anatómica.

También es un ejemplo de ajuar funerario, formado por los útiles líticos encontrados a su alrededor, y las patas de la pantera. Sabiendo la dificultad que supone cazar una pantera, sus patas tendrían un gran valor dentro del grupo, por lo tanto, serían muy codiciadas y deseadas. Por consiguiente, se puede pensar que, al depositarlas con el difunto, él las disfrutaría en la otra vida.

4.3.Cueva de Teshik Tash.

En dicha cueva, situada en Uzbekistán, se descubrió en 1980 el esqueleto de un niño neandertal, con una edad comprendida entre los 7 y 9 años. Se dató en una antigüedad de unos 70.000 años.

Lo peculiar de este enterramiento son los seis pares de cuernos de cabra de las montañas que aparecieron a su alrededor.

En esta imagen podemos ver una reconstrucción del enterramiento, en la cual es visible la disposición de los cuernos de cabra en el momento que se depositó al difunto

jñ.jpg

El enterramiento presentaba un lecho de huesos de caballo y un alto contenido en polen. Dicho nivel de polen, afirmaría que el cuerpo se depositó cubierto por flores.

Se trata de un claro ejemplo de un enterramiento neandertal intencionado. La finalidad de los cuernos podría ser proteger al infante, para que nadie lo molestase o dañase. Además, la presencia de tantos cuernos nos informa que había un fuerte vínculo sentimental hacia el infante, ya que, tal cantidad de cuernos podrían haber sido utilizados para diversas acciones, como, por ejemplo: la preparación de útiles. Por otro lado, la existencia de las flores sugiere un contenido simbólico, por ejemplo: las flores podrían simbolizar la vida.

Se puede pensar también que el niño difunto ocuparía un alto estatus social dentro del grupo, por ejemplo, siendo el hijo del jefe del grupo. Al ser tan importante dentro de la jerarquía social su enterramiento tenía que destacar sobre el de los demás.

4.3. Régourdou.

El yacimiento de Régourdou, en Francia, tiene la peculiaridad de no ser una cueva, se trata de una dolina que se colapsó. En este caso estamos ante un tipo de enterramiento formado por una gran losa de piedra, con un peso de 850 kilogramos y con una antigüedad de 70.000 años.

Debajo de la losa apareció el esqueleto de un neandertal en posición fetal, rodeado de sus armas y trofeos de caza, algunos de esos trofeos de caza son huesos de oso pardo. En la siguiente imagen podemos ver el esqueleto de Régourdou.

ñ´l.jpg

Como vemos, reúne las características para ser considerado como un enterramiento: se encuentra el esqueleto prácticamente completo en conexión anatómica, tiene una ofrenda ritual formada por los huesos de oso pardo y, por último, se encuentra debajo de una losa colocada con el fin de tapar el cuerpo.

5. Implicaciones sociales, ideológicas y sanitarias.

5.1 Sociales.

En las implicaciones sociales podemos hablar sobre el niño neandertal de la Cueva de Teshik Tash, es un niño que destacó en la sociedad y, por lo tanto, su enterramiento sobresalió sobre los demás.

Se puede creer que debió de existir una jerarquía social plasmada en los enterramientos, puesto que no requiere el mismo esfuerzo realizar un enterramiento cavando una fosa que hacer un enterramiento con losas de piedra.

El enterramiento con losas sería más destacado que los demás, requiere una mayor labor de preparación, que no se llevaría a cabo para todas las personas del grupo. De haberse llevado a cabo entre todos los individuos nos tendría que haber llegado más restos de enterramientos con losas, pero no es el caso.

Por lo tanto, existió una jerarquía en torno a los enterramientos alentada por el estatus social.

5.2. Ideológicas.

Analizando varios enterramientos es apreciable que algunos poseían algún tipo de ajuar, por ejemplo, en la sima de las Palomas de Murcia el ajuar estaría formado por las patas de la pantera y los útiles líticos, por otro lado, en el caso de la cueva de Teshik Tash, el ajuar serían los cuernos, el lecho de huesos de caballo y las flores y, por último, en el yacimiento de Régourdou el ajuar serían los numerosos restos óseos de oso pardo que aparecieron cerca del cuerpo.

La existencia de dichos ajuares hace plantearse la presencia de un comportamiento simbólico, se trataría de unos de los primeros ajuares de la humanidad. Su finalidad sería, por ejemplo: que el difunto pudiera seguir utilizándolos en la otra vida. Esta finalidad se puede ver a lo largo de la historia de la humanidad, destacadamente en la sociedad del Egipto antiguo, puesto que sus ajuares estaban pensados para ser utilizados por el difunto en la otra vida.

5.3. Sanitarias.

Si bien es cierto que los enterramientos tenían un carácter simbólico muy destacado en algunos casos, también hay que tener en cuenta su carácter sanitario.

La presencia de un cuerpo en descomposición en la cueva, produciría un fuerte olor que atraería a los carnívoros, poniendo en peligro al resto del grupo. La opción más sencilla para deshacerse del cuerpo sería cavar una fosa y meterlo dentro, de esta forma no produciría ningún tipo de olor.

6. Conclusiones

Después del análisis llevado a cabo sobre los enterramientos neandertales puedo llegar a la conclusión de que ya se hacían enterramientos en épocas anteriores a los neandertales.

Si nos fijamos en la Sima de los Huesos de Atapuerca, podemos apreciar una inusual cantidad de restos óseos de la especie Homo heidelbergensis, quienes en la actualidad se les considera como antepasados de los neandertales, incluso algunos se han aventurado a llamarles neandertales arcaicos.

En dicha Sima se han identificado más de 32 individuos, lo que es una gran acumulación de cuerpos, por lo tanto, dicha acumulación tuvo que ser intencionada, ya que, no existe prácticamente otra forma de reunir tal cantidad de restos en un mismo espacio.

Al ser el Homo Heidelbergensis una especie antepasada de los neandertales, con el paso del tiempo idearon formas más complejas de enterrar a sus difuntos. Y dichas formas de enterramientos pasaron de generación en generación.

Por ello, podemos plantear la idea de que en su origen depositaban a todos los difuntos en el interior de una sima, pero conforme fue pasando el tiempo realizaron enterramientos individuales con ajuares.

Otro tema del que he sacado una conclusión es en lo referido al canibalismo. Es posible llegar a pensar que no es de extrañar que los neandertales lo practicaran, puesto que se tiene constancia de prácticas caníbales en especies anteriores a ellos, como por ejemplo en el Homo Antecessor.

En la misma Atapuerca, se sabe que se realizaron actividades caníbales, en las cuales los restos óseos humanos se mezclaban con los de la fauna. Generalmente solían alimentarse de individuos inmaduros, esto creemos que puede deberse a que controlaban el crecimiento demográfico. Sabían los recursos que había en la zona circundante y eran conscientes de que si la población aumentaba no habría alimentos para todos, así que optaron por alimentarse de los infantes.

Por lo tanto, las practicas caníbales no son algo nuevo, y están justificadas por momentos de carestía alimentaria o incluso por algún comportamiento simbólico que hasta la fecha desconocemos.

Bibliografía

Monografías

ARSUAGA. J.L. El collar del Neandertal. Madrid: Temas de Hoy, 2003.Disponible en: El collar de neandertal (Tanto Por Saber)

FINLAYSON, Clive. El sueño del neandertal. Barcelona: Crítica, 2010. Disponible en:El sueño del neandertal: Por qué se extinguieron los neandertales y nosotros sobrevivimos (Drakontos)

GONZÁLEZ URQUIJO, Jesús Emilio. “El primer poblamiento de Cantabria” en Historia de Cantabria. Pérez Sánchez, J.L (cord.). Santander: Cantabria S.A, 2006.

ROSAS, Antonio; ESTALRRICH, Almudena; GARCÍA VARGAS, Antonio; BASTIR, Markus; HUGUET, Rosa; PEÑA-MELIÁN, Ángel. “Los fósiles neandertales de la Cueva de El Sidrón” en La cueva de el Sidrón Investigación interdisciplinar de un grupo neandertal. Oviedo: Trabe, 2011.

ROSAS, Antonio. Los neandertales. Madrid: Catarata, 2010. Disponible en:Neandertales (¿Qué sabemos de?)

LALUEZA FOX, Carles. Genes de neandertal. Madrid: Síntesis, 2005.

LEÓN AZCÁRATE, Juan Luis. La muerte y su imaginario en la historia de las religiones. Bilbao: Universidad de Deusto, 2007.

SAYAGO REDONDO, Penélope. Comportamiento humano moderno: el debate en torno a la conducta simbólica neandertal. Trabajo de investigación fin de Máster, Universidad de Cantabria, 2012.

STRINGER, Christopher; GAMBLE, Clive. En busca de los neandertales. Barcelona: Crítica, 1996. Disponible en: En busca de los neandertales (Biblioteca De Bolsillo)

BALARI, Sergio; BENÍTEZ BURRACO, Antonio; CAMPS, Marta; LONGA, Víctor M.; LORENZO, Guillermo; URIAGEREKA, Juan. “¿Homo loquens neanderthalensis? En torno a las capacidades simbólicas y lingüísticas del Neandertal”, Munibe, nº 59, 2008, pp. 3-24.

RIVERA ARRIZABALAGA, Ángel. “conducta simbólica. La muerte en el Musteriense y MSA” Zephyrus, tomo LXV, noviembre 2010, pp. 39-63.

Consultas Web

Agencia EFE. (2006) Los neandertales hallados en el yacimiento de El Sidrón eran caníbales. El Mundo. [online]. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2006/12/05/ciencia/1165316465.html

DOMINGUEZ, Muño. (2016). El ADN aclara el origen de los humanos de Atapuerca. El País. [online]. Disponible en: http://elpais.com/elpais/2016/03/14/ciencia/1457962547_253437.html

Duckeck, Jochen. (2015). Grotte de Régourdou. [online]. Disponible en: http://www.showcaves.com/english/fr/showcaves/Regourdou.html

HIRST, KRIS. (2016). Neanderthal and Early Modern Human Site in the Dordogne Valley. [online] Disponible en: http://archaeology.about.com/od/fterms/g/laferrassie.htm

RIVERA, Alicia. (2014). Los neandertales completaban con vegetales su dieta carnívora. El País. [online]. Disponible en: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/06/25/actualidad/1403722548_490561.html

Rougier, H. et al. (2016). “Neandertal cannibalism and Neandertal bones used as tools in Northern Europe “. Scientific Reports 6, Article number: 29005. [online] Disponible en: http://www.nature.com/articles/srep29005

SOLECKI, Ralph. (1975). Shanidar IV, a Neanderthal Flower Burial in Northern Iraq. [online] Disponible en: http://science.sciencemag.org/content/190/4217/880

Tabla de imágenes

Cráneo del Viejo de La Chapelle-aux-Saints: http://www.ugr.es/%7Ejumajia/Docencia/Fundamentos/html/paxhominida.html

Esqueleto neandertal de Régourdou: http://donsmaps.com/regourdou.html

Esqueleto neandertal de Kebara: http://www.thesubversivearchaeologist.com/2012_04_29_archive.html

Restos del Sidrón con marcas de corte:   http://www.portalciencia.net/antroevonean1.html

Marcas de corte en un húmero neandertal de El Sidrón: ROSAS, Antonio; ESTALRRICH, Almudena; GARCÍA VARGAS, Antonio; BASTIR, Markus; HUGUET, Rosa; PEÑA-MELIÁN, Ángel. “Los fósiles neandertales de la Cueva de El Sidrón” en La cueva de el Sidrón Investigación interdisciplinar de un grupo neandertal. Oviedo: Trabe, 2011. p. 112.

Restos óseos neandertales de la Tercera caverna de Goyet:http://www.revista-dm.com/web/arqueologos-hallan-la-primera-evidencia-de-canibalismo-neandertal-del-norte-de-europa/

Esqueleto del Viejo de La Chapelle-aux-Saints: http://www.travelfranceonline.com/la-chapelle-aux-saints-neanderthal-grave-discovery/

Restos de la mujer neandertal de la Sima de las Palomas:  https://labrujulazul.wordpress.com/2011/06/10/la-mujer-neandertal-de-la-sima-de-las-palomas-en-el-sureste-de-espana/

Reconstrucción del enterramiento de la Cueva de Teshik Tash: http://prehistorialdia.blogspot.com.es/2010/12/el-papel-de-los-neandertales-en-las.html

Esqueleto neandertal de Régourdou:  http://donsmaps.com/regourdou.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.